Para emprender una gran reforma, como es la reforma de un piso antiguo, lo principal es determinar el tipo de obra que necesitamos realizar, y como actuar.

Lo más recomendable es asesorarte por un técnico especializado, bien sea arquitecto, contratista o interiorista, que te ayudará si la vivienda sufre lesiones, tales como grietas o humedades, o si quieres realizar modificaciones importantes en él, como eliminar tabiques y crear otros nuevos.
Además, por cuestiones de responsabilidad civil, es recomendable disponer de un técnico antes y después de la reforma, para que pueda analizar la antigüedad, el estado de conservación, y el sistema estructural.
Por supuesto, también podrá asesorarte sobre cuestiones prácticas, a la hora de sacar el máximo partido al espacio del que dispones, y estéticas, ya que nadie como un técnico, podrá darte una visión profesional de cómo conseguir los resultados perseguidos.
No hay que olvidar, que en el caso de viviendas muy antiguas, se pueden descubrir elementos muy interesantes, que conservados y rehabilitados, darán una enorme personalidad a nuestro hogar.
Es importante destacar la comodidad de delegar en un tercero, que no sólo se encargará de materializar todas tus ideas, sino que te facilitará el trabajo, definiendo tiempos y costes, y coordinando a los trabajadores, para que la obra no se convierta, como a menudo suele pasar, en una pesadilla para los propietarios.
¿Os animais a reformar?. El resultado puede ser tan positivo como el siguiente (nadie diría que era un piso oscuro y compartimentado, ¿verdad?).
-micasa-