Una de las opciones que presentan cada vez mayor demanda, son los revestimientos de vinilo. Su enorme oferta de diseños, la simplicidad en su mantenimiento y limpieza, y su adaptabilidad a múltiples estilos, lo hacen muy atractivo para cualquier tipo de interior, desde viviendas, hasta locales comerciales.

Son resistentes a roces, no cambian (aunque les de la luz), se pueden lavar, y se usan en proyectos de cualquier tamaño. Son, además, un potente elemento decorativo, ya que su variedad de texturas, colores, e incluso estampados, se adaptan a cualquier estilo en el que imaginemos nuestro espacio.