Uno de los problemas que encontramos al comprar una vivienda, es la falta de armarios o lugares de almacenaje. La posibilidad de darle un nuevo aire a los existentes, o crearlos de la nada, en espacios nuevos, es uno de los puntos atractivos que puede tener una obra.
Nos encanta la idea de aprovechar el espacio que ocuparían las mesillas, para crear dos armarios, del mismo color de la pared, para que no adquieran importancia visual. Abrir sendos huecos en ellos, o crear un falso murete en el cabecero, harán las veces de la mesilla.
Podemos crear un armario nuevo, sin hacer nada más que vestirlo a base da baldas, y optar por unas puertas que se deslizan por un raíl superior. Además, la elección de los paneles que hacen de puertas, puede ser un punto fuerte decorativo.
Simplemente, creando un murete que sea el cabecero de la cama, para separarla de la pared, conseguiremos varios frentes de armario, que nos aportarán mucho espacio de almacenaje.
Un espacio de paso amplio, puede convertirse en un fantástico vestidor.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad