Aunque están en boca de todos, de los suelos laminados sabemos poco más que son una alternativa barata a la madera, pero no debe ser ese el único motivo para decantarnos por ellos, ya que su composición en capas, hace que sea un pavimento muy resistente para zonas de mucho tránsito, o que necesitan ser todoterreno. Además, su mantenimiento es nulo, y su colocación, rápida y sencilla.
Generalmente, están hechos con una base compuesta por un tablero de fibras de alta densidad, una capa de melanina, decorativa, encargada de emular el aspecto de la madera, y una película transparente, que se encarga de protegerla.
Gracias a sus propiedades, tenemos la opción de que cocinas y baños tengan acabados de madera, ya que los laminados se pueden impermeabilizar, y además, son perfectamente compatibles con suelos radiantes.
La posibilidad de acabados muy diferentes, es otro de sus puntos a favor. La siguiente, es una muestra de la variedad de colores que ofrece la casa con la que solemos trabajar en Axioma, Quick-Step, y que nos permite dar forma al tipo de vivienda que queramos. Pavimentos claros para estilos nórdicos, gamas naturales, perfectas para espacios clásicos, y suelos muy oscuros, para quienes buscan algo diferente.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad