Hay ciertos espacios dentro de nuestras viviendas, que aun no estando proyectados en un principio, son necesarios en el día a día. Por eso, si decidimos hacer una reforma en la que la modificación de la distribución es posible, y contamos con espacio suficiente, una buena idea es destinar un pequeño espacio para todo lo relacionado con la colada.

A veces, simplemente bastará con acondicionar el tendedero, destinando un frente a la lavadora, una zona de almacenaje, y un fregadero. Si el espacio está ventilado, además, podemos situar unas cuerdas para tender la ropa cuando llueva.

Si usamos soluciones modulares, nos bastará un espacio realmente pequeño. Una buena idea es situar estantes, cajones de rejilla, y una balda donde colgar perchas con ropa que no doblamos.

Para que no se convierta en una estancia residual, sería adecuado pensar en su decoración, acorde con el resto de la casa. Los tonos azules y verdes transmiten sensación de limpieza, y el uso de papel pintado, puede hacer del espacio, un sitio muy atractivo.