Espacios de bienestar con terapias acuáticas. Los nuevos baños pueden convertirse en pequeños spas de los que disfrutar en cualquier momento, gracias a bañeras de hidromasaje, sistemas de inyección de aire, programas de cromoterapia, o pequeñas turbinas.

La opción más sencilla consiste en la instalación de cabinas multifunción,  con o sin sauna, pero si queremos algo más sofisticado, se pueden hacer proyectos personalizados de spas a medida, en los que se estudia desde la estética del baño, hasta la instalación de los elementos que el cliente demande.  Podemos pensar en baños termales, baños turcos, ducha de contrastes, ducha de aceite, etc. Se puede optar, incluso, por iluminación por fibra óptica, con la idea de crear luces de diferentes colores e intensidades, que pueden estar acompañadas, incluso, por un sistema de audio.