La perfecta solución para ganar superficie últil; puertas correderas, que se introducen en un armazón metálico, que las hace desaparecer. Cerradas, aíslan y separan espacios, mientras que abiertas, prolongan y amplían las estancias.

Las casas comerciales, ahora, ofrecen posibilidades novedosas, que hacen que estas soluciones no se limiten a puertas estándar de una hoja, que se esconde en el muro. Podemos encontrar varias puertas que se superponen, otras que se deslizan sobre un carril por encima de la pared, o sistemas en los que la propia pared es vidrio, dentro del cual se desliza la puerta, aprovechando al máximo la luz, lo que resulta perfecto en baños.

Son la solución perfecta para integrar unos espacios en otros, como la cocina en el salón, o el baño en el dormitorio, pero sin eliminar la posibilidad de dejarlos separados, manteniendo suprivacidad.

En este proyecto, que reformamos en la C/ Nuñez Morgado, en Madrid, utilizamos esta solución para ganar metros y luz, evitándo el espacio que ocupa la hoja al abrir, y permitiendo que la luz que entraba desde la terraza, empapase toda la vivienda.

*Foto obra finalizada / Foto proceso de obra