Si hace tiempo ya hablamos de la importancia de decorar bien la pared de la cama, ya que es la fundamental dentro del dormitorio, sucede lo mismo con la del sofá, en el salón, en la que nos gustaría centrarnos hoy.

Es el foco de atención dentro del espacio, y el punto al que se van todos los ojos, por eso es el lugar perfecto para situar aquello que queramos recalcar. Si tenemos alguna obra de arte, colocarla en esa pared centrará toda la atención en ella.

Podemos situar también los sillones, en paredes en las que hayamos abierto huecos que comuniquen espacio, ya que al hacer de éstas las paredes principales de las casas, toda la atención se centrará en esa conexión espacial que hemos buscado.

En ocasiones, las ventanas son los propios elementos decorativos, ya que inundan de luz la habitación. En esos casos, la situación del sofá bajo ellas será suficiente para conseguir un resultado agradable. Así lo hicimos en esta obra, que realizamos en Madrid.

También podemos optar por separar ligeramente el sofá de la pared, en cuyo caso, una buena opción es situar una consola cubriendo la parte trasera del sillón. Los elementos que situemos sobre ella, vestirán la pared. En estos casos, podemos apoyar, por ejemplo, los cuadros, en lugar de colgarlos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad