Terminamos la semana dándole todo el protagonismo a otro de nuestros Antes & Después. En este caso, se trata de una cocina, que además de estar estropeada, estéticamente necesitaba una renovación urgente.

En cualquier caso, la idea era mantener su estilo, y potenciar su imagen vintage, pero actualizándola. Para ello, se conservó un elemento lleno de personalidad; la zona de horno y cocina, y se mantuvo su estructura, pero apostándolo todo al blanco, para terminar con la imagen agobiante que el espacio tenía en origen.

Bastó con colocar madera laminada blanca para el suelo, y un alicatado brillante, también blanco, que junto con los muebles, en una línea sencilla pero clásica, y una encimera de mármol gris claro, formaron una unión perfecta.

Antes:

Después: