Pese a que creamos que el abanico de posibilidades, al definir la zona de los senos en nuestra cocina, es limitado, lo cierto es que, más allá de los materiales que todos conocemos, tenemos infinidad de ellos por los que podemos optar, para darle un aire completamente diferente a nuestro espacio.

No sólo de piedras y materiales sintéticos vive la cocina. Alrededor de la zona de aguas, podemos optar por opciones tan distintas como madera, papeles vinílicos, acero, gres…, la combinación de varios, o incluso  idear nosotros una solución, que pase, por ejemplo, por situar el fregadero sobre una mesa antigua.

Os mostramos sólo una pequeña colección de imágenes, que servirán de ejemplo para ver que todo vale.

Fuente: weranda