Cuando sólo disponemos de 10 metros cuadrados, y en una habitación queremos aunar diferentes funciones, como la de dormitorio, zona de juegos y estar, aprovechar cada centímetro pasa a ser una necesidad. No sólo tenemos que pensar en horizontal, sino también en el aprovechamiento vertical, tanto a nivel práctico, como meramente decorativo.

La idea de situar la cama en alto, hace que el espacio que ocupa pueda ser utilizado para otra función. En este caso, es una zona de tele, almacenaje y juegos. Un gesto sencillo, que multiplica nuestro espacio. Además, permite situar una mesa estrecha, sin que la sensación de proximidad entre ambos muebles sea igual que al colocarlos sobre el mismo plano.

Adhesivos situados en paredes y suelo, dan un toque divertido a una habitación, que no sólo sirve para dormir, como bien muestran la canasta y la bola de espejos del techo. Un espacio lleno de posibilidades.

Fuente: bolig

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad