Aunque la menudo optamos por soluciones estándar, cuando construimos nuestra vivienda, o reformamos una antigua, deberíamos barajar todas las opciones decorativas que estén a nuestro alcance, para que el resultado final sea tan personal, y tan propio, que quedemos completamente satisfechos. Eso es, al menos, lo que siempre recomendamos a nuestros clientes.

Ésto es así en el caso de los techos, que la gran mayoría de las veces, son lisos y blancos, pero, ¿qué pasaría si optamos por algo tan atípico como aportarles algo de color?. Os mostramos unas cuantas opciones que, como a nosotros, seguro que os convencen.

Posiblemente, empapelar el techo, no sea una opción en la mente de casi nadie, pero en el caso de la imagen, un estampado que emula madera, en un tono muy cálido, similar al de la pared, hará de la habitación, un lugar mucho más acogedor.

En un baño infantil, en el que el alicatado no llega hasta el techo, se ha optado por empapelar toda la superficie libre de azulejos, para conseguir un resultado muy divertido. El papel, como siempre recomendamos para cocinas y baños, vinílico.

Fuente: mi casa