Nada como un ojo experto, para sacar todo el partido posible a una vieja casa de labranza,  realizada con la estructura magistral de las construcciones de otros tiempos. Gracias a una mezcla muy acertada, esta vivienda se muestra ahora totalmente renovada, pero sin perder un ápice del encanto de las casas de campo de antaño.

Fuente: Nuevo Estilo