Cuando nos planteamos que es hora de darle un lavado de cara al jardín, habitualmente caemos en una serie de errores, que son los que producen que nuestros exteriores no estén en perfecto estado en cualquier momento. A continuación, os damos unas pistas de cuáles son, y como huir de ellos.

– PENSAR EN LAS FLORES, Y NO EN EL FOLLAJE.

A menudo llenamos nuestra cesta con flores de temporada, que están preciosas mientras están florecidas, pero ¿qué sucede cuándo se pasa su época?. El resultado es una planta marchita. Si optamos por otras especies que permanecen bien el resto del año, con una considerable cantidad de macizo verde, nuestro jardín no necesitará tanta puesta a punto. Démosle una oportunidad a las hierbas aromáticas o a los arbustos.

– POCA CANTIDAD, MUCHA VARIEDAD.

Elegir una especie bonita, y comprar sólo un ejemplar, hará que una vez plantada, pierda toda la importancia que nos transmitió en el vivero. Dependiendo de su tamaño, entre tres y seis ejemplares sería lo correcto.

– NO TENER EN CUENTA QUÉ PLANTA COMPRAMOS.

Dejándonos llevar por el colorido de plantas en plena floración, terminamos por adquirirlas sin pensar en nada más, como el estado de sus hojas (lo que nos hará ver, de verdad, su salud), las etiquetas de plástico que nos indican en qué condiciones mantenerlas, o la cantidad de raíces que tienen, si las sacamos del macetero de plástico.

– NO PENSAR EN LA REALIDAD DE NUESTRO ESPACIO.

Y como consecuencia, en el tamaño de plantas que debemos adquirir, y en la mezcla de especies y colores que deberíamos hacer. No sólo tenemos que imaginarnos su posición horizontal, sino también pensar en la vertical, en los juegos de alturas, y en lo que queremos conseguir con ellos. Además, aunque cualquier color es bonito, puede perder su efecto si lo colocamos con uno que no sea el adecuado. Hay que pensar en el conjunto, no en cada elemento individual.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad