A veces, un pequeño objeto puede inspirar la decoración entera de una casa, en este caso, fueron las conchas quienes pusieron a los dueños de esta fantástica vivienda, tras la pista de un interiorismo sosegado, con sabor a mar.