Sólo hace falta una dosis de color, para que un exterior se convierta en un espacio lleno de personalidad. Cuadros, flores, textiles, y unos farolillos de colores, son suficientes para que el espacio se transforme de temporada en temporada.