Cuando, tras una reforma, la estructura de la vivienda queda vista en determinados espacios, fruto de una nueva distribución, siempre vemos los pilares como nuestros mayores enemigos. Os proponemos cambiar la perspectiva, y ponerlos de vuestro lado, como los elementos decorativos más potentes de la estancia. Aquí tenéis unos ejemplos.

Un pilar, o una sucesión de varios, nos pueden dar la pista de cómo amueblar el espacio. En este caso, separa estar y comedor, gracias a la decisión de crear los sillones como otro elemento de obra.

Las opciones de revestirlo son tan grandes como nuestra imaginación. ¿Qué os parece crear una estantería circular de madera en torno a él?. Si no os atrevéis, la calidez del material os servirá para dar un punto decorativo al espacio.

¿Y si optamos por dejar un pilar metálico desnudo?. Así lo hemos hecho en una de las viviendas que estamos a punto de terminar. ¡Pronto os lo enseñaremos!.

Cuando son grandes, su presencia nunca pasará desapercibida  Os recomendamos vestirlos con papel pintado, o algún otro elemento que les haga destacar. Si no puedes con tu enemigo, ¡únete a él!.

Ya sabéis que usamos los falsos techos para crear juegos de luz. Nos encanta la idea de hacerlo en torno a una gran columna circular.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad