Al presentar un presupuesto de reforma, es habitual que surja la pregunta de por qué nos decantamos por Pladur (placas de cartón yeso prensado) en lugar de ladrillo. Sabemos que tiene algunos detractores, principalmente, porque su colocación requiere mano de obra especializada. Nosotros, además de contar con personal formado para su colocación, apostamos por este material por sus acabados perfectos, su aislamiento, su ligereza, y su instalación rápida y limpia.

Además, siempre tenemos en cuenta cuál va a ser la función de ese tabique, para decantarnos por una solución u otra. A veces los reforzamos con madera, para aumentar su capacidad portante, o los rellenamos de fibra de vidrio aislante, en superficies medianeras, para ahorrar energía al climatizar. También lo hacemos para potenciar su aislamiento acústico, entre las zonas más públicas de la casa, como el salón, y las privadas; habitaciones, donde buscamos garantizar el silencio para un mejor descanso.

Apostamos por este material, porque la obra es más limpia, y sus tiempos de ejecución se acortan, lo que siempre es una gran ventaja para el cliente, algo que no sólo se ve reflejado en el tiempo, sino también en el impacto económico de la intervención, ya que estos tabiques se colocan un 25% más rápido que los de ladrillo. Además, se genera mucho menos escombro.

Otra de sus grandes ventajas, es la versatilidad que produce en nuestros interiores, ya que podemos realizar casi cualquier acabado decorativo, así como muebles de obra, mucho más sencillos de lo que solían ser, o distintos juegos con la iluminación de techos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad