Ya os hemos hablado en numerosas ocasiones, de nuestro gusto por los espacios diáfanos y la unión de estancias, a la hora de reformar una vivienda muy compartimentada.

Uno de los lugares perfectos para poner en práctica esta idea, suele ser la cocina. Suprimir el tabique que la separa del salón, y unir ambos por la zona del comedor, nos dará una estancia infinitamente más amplia, pero también mucho más funcional.

Aquí tenemos unos cuantos ejemplos inspiradores, adaptados a todos los estilos, con un resultado siempre ganador. ¿Os atrevéis?.