Hoy os presentamos uno de los proyectos que hemos realizado, en el que la idea era unir una cocina a un salón, pero con la premisa de mantenerlas ligeramente separadas, ya que los propietarios buscaban una solución diferente a juntar, simplemente, ambos espacios.

Aprovechando sus gustos coloristas, nos atrevimos a proponer mantener la mitad del muro, pero vestido con un papel pintado que coordinaba con la nueva cocina y la decoración de la vivienda, de manera que se empezase a ver como un elemento con mucha fuerza dentro del espacio.

De esta forma, se consiguió lo que la propiedad buscaba; un espacio común, por el que circulase la luz, y donde se pudiese compartir la zona de comedor, pero manteniendo una independencia visual importante. ¿Os gusta?

IMAG0800 IMAG0794 IMAG0783

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad