Reforma integral de una vivienda para uso turístico en el centro de Madrid o cómo optimizar el espacio con soluciones constructivas.

El reto de esta obra ha sido repensar la configuración de una vivienda de dimensiones reducidas para crear un nuevo espacio habitable. Una de las soluciones ha sido crear un armario-tabique para separar la estancia del salón, mientras se ha facilitado espacio para alacenas, sin quitar luminosidad. Para la cocina, se ha privilegiado un mobiliario funcional, con colores claros para potenciar la sensación de amplitud. Misma cosa para el cuarto de baño, con un alicatado en tonos grises para romper la monotonía. El suelo de parquet en espigas da calidez al conjunto.