Cuando hay que reformar un local comercial, es fundamental adaptar su forma, y su imagen, a la nueva función que se desarrollará en él.  Además, pensamos que la imagen de un negocio, puede apoyar su éxito, o ser un pasaporte hacia el fracaso.

Nos encanta como lo han hecho en “The Candy Room”, en Melbourne. Han querido materializar la tienda de caramelos de nuestros sueños, creando un local al que apetece entrar cuando pasas por el escaparate. ¿Creéis que lo han conseguido?.

La idea es sencilla, barata, y muy efectiva. Un mobiliario básico en blanco, que han pintado como si  del escenario de un juego de niños se tratase, dando toda la importancia a los caramelos de mil formas y colores, que se exponen sobre los muebles. ¡Un 10!.

Fuente: trendland

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad