En estas estancias, los aparatos de aire acondicionado y ventiladores ayudan a enfriar, pero no entorpecen la estética del espacio. ¿Quieres saber cómo?.

Un potente ventilador de techo, con un aspecto totalmente industrial, que mueve al aire hacia las zonas anexas a la cocina. Una solución perfecta, para aquellos que no quieren realizar una instalación.

En este caso, el aparato de aire acondicionado se esconde tras uno de los módulos del mueble de la televisión, oculto tras una rejilla fina de despiece horizontal, que no interrumpe la circulación del aire.

Cuando no necesitamos generar frío, sino una brisa que refresque la estancia, un ventilador de techo, que también es luminaria, resultará la solución perfecta.

En ocasiones evitamos instalar aire acondicionado, por no tener las antiestéticas máquinas situadas en la fachada. En este caso, se cubrieron con cajas de rejilla hechas de teca, que pasan a ser un elemento decorativo y útil dentro de la terraza.