Renovar nuestro baño con un presupuesto pequeño, y que el resultado tenga una imagen potente. ¿Cómo?. Un ejemplo perfecto es este baño, en el que prima la sencillez de materiales (el mismo azulejo sencillo, en dos tonos).

Optar por muebles de obra, abaratará costes. Tanto la bañera, como el mueble del lavabo, se han ideado bajo esa premisa, para ser posteriormente recubiertos del pavimento de 10×10, que se ha usado en todo el baño.

La elección de los colores no ha sido casual. Para contrarrestar la sencillez general, optar por el blanco y negro, abanderados de la elegancia, ha dado a este baño, de líneas rectas, una imagen totalmente actual.

El papel pintado (hablamos hace tiempo del uso de vinílicos para estos espacios), estampado con motivos naturales en la gama de grises, le otorga la diferencia que necesita para desmarcarse de los baños al uso.

Fuente: boligmagasinet