Hoy nos gustaría mostraros otra faceta de nuestro trabajo, los espacios comerciales. Aunque generalmente solemos tratar la reforma de viviendas, son varias las ocasiones en las que nos han contratado para crear locales donde se desarrollaría una labor profesional. Ese es el caso de este bufete de abogados, que reformamos el año pasado, donde lo primordial era conseguir una imagen limpia y sobria, pero a la vez, agradable. 

Elegimos una gama básica de colores y materiales, para buscar esa sencillez visual, pero también que el espacio resultase cálido, por lo que la mezcla de color blanco, y madera natural, estuvo en nuestra cabeza desde el primer momento.

Exceptuando una serie de zonas fijas, el resto del espacio se dividió mediante unos paneles estandarizados, que separaban las diferentes zonas, permitiendo el paso de la luz a través de ellas, gracias a la parte superior, de vidrio.

Las líneas rectas y los muebles de autor, nos dan la elegancia que el espacio requería, dada la actividad profesional que se iba a desarrollar en él.

Utilizamos, también, mucha iluminación indirecta, que creaba una sensación de luz difusa en todo el espacio.

Siempre se siguió la máxima de menos es más. Usamos los muebles estrictamente necesarios, para no recargar el espacio, y siempre en tonos claros.