Aunque para muchas personas, la palabra antigüedad está asociada a piezas pesadas, oscuras, y desfasadas, una mano de “chapa y pintura” puede actualizar esos muebles, y dejarlos ligeros y sutiles. La metamorfosis empezará por una profunda limpieza del elemento, para quitar sus capas de barniz, y posteriormente un pintado y patinado, que hará que la pieza tenga la imagen que deseamos.

De esta forma, pueden ser elementos de contraste perfectos para espacios con un acabado opuesto. Dentro de poco os mostraremos uno de nuestros proyectos, en el que estamos haciendo una completa rehabilitación a una casa de campo llena de encanto y piezas con historia, que formarán parte de la decoración, para dar autenticidad a un espacio eminentemente industrial.